El pulso entre Vox y Ciudadanos que bloquea la formación de gobierno en la Comunidad de Madrid se ha hecho palpable en el insólito pleno de investidura sin candidato celebrado este miércoles, con el que se ha puesto en marcha la cuenta atrás para la convocatoria de nuevas elecciones el 10 de noviembre.

El pleno en la Asamblea madrileña sin candidato, después de que ninguno de los aspirantes, Ángel Gabilondo (PSOE) e Isabel Díaz Ayuso (PP), hayan logrado reunir los apoyos necesarios, ha puesto de manifiesto la pretensión de Vox de no dar a PP y Cs "un cheque en blanco" y la del partido naranja de no volver a reunirse con la formación de extrema derecha.

Para que salga adelante la investidura de un candidato es necesaria la mayoría absoluta en la primera votación (67 escaños) o simple en la segunda. Gabilondo cuenta con los votos a favor de PSOE (37), Más Madrid (20) y Unidas Podemos (7), 64 en total. Ayuso, por su parte, sólo tiene asegurados los 56 votos a favor del PP y Ciudadanos, que ya han firmado un pacto de gobierno, pero confía en lograr el respaldo de Vox de aquí al 10 de septiembre para evitar la repetición electoral. Para ello, ha propuesto una mesa a tres con Ciudadanos y Vox que se reúna a partir de este jueves con la intención de tratar de forjar un acuerdo que permita desbloquear su investidura.

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha dejado claro que no pueden dejar Madrid "estancado por vacaciones o elecciones" porque se juegan "mucho". Por ello, ha asegurado que no cejará en el empeño de "unirles en lo importante" y ha insistido en proponer una mesa de diálogo "como la que dejaron a medias ayer" para buscar "propuestas consensuadas". "Seguiremos tendiendo la mano a dos bandas hasta consensuar esas propuestas que miren para el futuro", ha dicho, para a continuación incidir en que seguirá "dispuesta al diálogo, a la sensatez y a la estabilidad que necesita una región de ciudadanos libres e iguales como es la Comunidad de Madrid".

El portavoz de Ciudadanos, Ignacio Aguado, ha vuelto a pedir a Vox que "rectifique" y apoye el acuerdo firmado entre Cs y PP, al tiempo que ha reiterado en varias ocasiones que no apoyará un gobierno del PSOE, entre otras cosas, porque se apoya en el partido de Iñigo Errejón, "que dice que hay que llevar a Lenin más en la cabeza y menos en las camisetas" o en Isa Serra, que "en su juventud atacó cajeros automáticos". Antes del debate el portavoz de Cs declaró que no volverá a reunirse conjuntamente con el PP y Vox para intentar desbloquear la formación del Ejecutivo autonómico al entender que "ya no hay nada más que negociar" tras haber firmado PP y Cs un pacto de gobierno en coalición.

La portavoz de Vox, Rocío Monasterio, ha afeado a PP y Ciudadanos que quieran darle "una bofetada" a sus votantes pidiéndoles que "asientan religiosamente todas sus propuestas" y ha vuelto a emplazar al portavoz de la formación 'naranja', Ignacio Aguado, que se sienten juntos a negociar: "En Vox tenemos un mandato de nuestros votantes: que su voz se escuche en las instituciones. Para que su voluntad sea representada no pueden pedirles un cheque en blanco. En eso no consiste un pacto", ha remarcado.

"Ni he renunciado ni renuncio a mi derecho de ser propuesto como candidato", ha aclarado Ángel Gabilondo, portavoz del PSOE, quien ha vuelto a manifestar su disentimiento con la interpretación "del mandato estatutario y reglamentario" del presidente de la Asamblea, Juan Trinidad, quien ha rechazado proponer un candidato argumentando que no hay ninguno cuya investidura sea viable.

El portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Iñigo Errejón, ha señalado en su intervención en el pleno de investidura sin candidato que Cs se retrata cuando rechaza la mano tendida para un "gobierno de regeneración" y "corren a pedir el apoyo de Vox". La portavoz de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid, Isa Serra, ha reclamado a Ciudadanos que "deje de fingir" sobre sus contactos con Vox, ya que ha demostrado que "no tiene ningún problema en asumir sus votos para ocupar sillones", y que "si pactan con la ultraderecha, tengan el valor de defenderlo".

El pleno de investidura de la Asamblea de Madrid ha finalizado sin ningún candidato, como estaba previsto, por lo que desde este miércoles empieza a contar el plazo de dos meses para convocar nuevas elecciones autonómicas si de aquí al 10 de septiembre no hay ningún aspirante que reúna los apoyos suficientes