• 1. Eran plenamente conscientes, desde el primer día que yo me reuní con el señor Mas, que yo no iba a autorizar un referéndum para liquidar la soberanía nacional, la unidad de España y para saltarme la ley.
  • 2. España es la que quieran los españoles y no una parte de los españoles.
  • 3. Se liquidó la legalidad vigente en ese momento la Constitución española y el propio estatuto de autonomía de Cataluña y se sustituyó por una ley de transitoriedad jurídica. Ningún presidente puede mirar para otro lado cuando se producen situaciones de esas características.
  • 4. He hecho todo cuanto estaba en mis manos y al final pusimos en marcha, por primera vez en la historia, un artículo, el 155 que solo se prevé para situaciones límites.
  • 5. Yo no estaba dispuesto a negociar, a cambio de algunas cosas, el que la Generalitat cumpliera la ley porque la ley, la soberanía nacional y la Constitución no se negocian.
  • 6. La responsabilidad de los dirigentes políticos está en evitar que se produzcan acontecimientos como los que hemos visto aquí y desgraciadamente si se hubiese actuado cumpliendo la ley, si no se pretendiera violentarla, no hubiésemos visto esas imágenes ni otras imágenes parecidas.
  • 7. No ha habido ningún mediador de nada porque mis posiciones estaban claras y la de los otros también.
  • 8. Cuando se produce una declaración de independencia y se le pide al presidente de la Generalitat que rectifique y se niegue a hacerlo pues la decisión que tiene que tomar el Gobierno es la que tomamos.
  • 9. Nosotros pensamos que el artículo 155 era más operativo y además era más justo…Entre los derechos individuales de las personas y cambiar un Gobierno pues yo preferí tomar la decisión que tomé.
  • 10. No me parece normal el acoso a guardias civiles o alcaldes con otras ideas.