El líder de Vox, Santiago Abascal, ha llamado a los votantes a "rematar la faena" de las elecciones generales y llevar la voz de su partido a todas las instituciones, continuando con una "gesta política de carácter casi milagroso" que comenzó hace menos de un año en el Palacio de Vistalegre de Madrid.

Vox ha celebrado este viernes el acto de cierre de campaña en los jardines de la Villa de París, a las puertas del Tribunal Supremo donde se celebra el juicio del 'procés' en el que el partido está personado como acusación popular y donde sus abogados son precisamente sus dos primeros candidatos al Ayuntamiento de Madrid, Javier Ortega-Smith y Pedro Fernández.

Precisamente las alusiones al juicio han sido las que han levantado más aplausos entre el público. "Estamos frente al Tribunal Supremo, donde se está juzgando a quienes han dado un golpe a España y pisoteado a nuestra Constitución", ha proclamado Ortega-Smith.

También Abascal ha celebrado que Vox esté en el Supremo "defendiendo la ley, el orden constitucional y la nación española" y ha sostenido que la ley debería más "severa" precisamente con los políticos porque ellos "deben dar ejemplo". Frente a esto, ha lamentado que los independentistas presos haya podido "pasearse" esta semana por el Congreso de los Diputados.

Sin embargo, el ambiente que se respiraba era muy diferente a la euforia del cierre de campaña de las elecciones generales de hace tan solo un mes, cuando 9.000 personas desbordaron la plaza de Colón para escuchar a sus líderes. Este viernes, Vox ha reunido a un millar de seguidores que compartían plaza con niños jugando en el parque y vecinos paseando a sus perros.

Abascal ha rechazado que su resultado el 28 de abril, con 24 diputados, pueda verse como un fracaso y ha garantizado que todos ellos llevarán al Parlamento los debates que hasta ahora estaban "proscritos o encerrados en el armario". "Se escucharán 24 vozarrones en el Congreso", ha celebrado.