La prohibición de los vehículos de combustión para 2040 ha sido uno de los temas más polémicos del Gobierno de Pedro Sánchez. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha dicho en Espejo Público que las palabras de la ministra para la Transación Ecológica, Teresa Ribera, sobre que el diésel"tenía los días contados" se han sacado de contexto. "No ha habido ningún anuncio por parte del Gobierno, sino una filtración de un proyecto de ley en el que se hablaba de prohibición", asegura Maroto.

Desde el gobierno miran al futuro y la ministra añade que "en España, tenemos las plantas más competitivas y la industria española está preparada. Estoy convencida de que nuestras plantas van a fabricar vehículos eléctricos". Un proyecto que ayudaría a crear empleo, "no tenemos que tener miedo a los cambios, algunos cambios conllevarán la amortización de unos puestos de trabajo, pero se van a crear otros. Es una oportunidad para crear nuevos empleos, en eso estamos trabajando en este Gobierno".

En septiembre ya hubo polémica sobre este asunto, "se ha hecho un globo sonda (de la subida de impuestos al diésel), pero el Gobierno trabaja con el sector de forma muy coordinada, pensando en la industria y también en los consumidores. Hasta ahora las medidas que hemos tomado son buenas para el sector", decía Maroto en la inauguración del 32 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones organizado por Ametic. Unas declaraciones que le obligaban a rectificar y a apoyar "plenamente" a Sánchez sobre esa subida.

La ministra ha recordado que el Gobierno está impulsando el sector automovilístico con más de 2.600 millones de euros y a través de medidas como la moratoria en la aplicación del protocolo WLTP, la actualización del contrato de relevo o el Plan de Apoyo al Sector de la Automoción.