Hace cinco años Gibraltar tiró unos bloques al agua para ganar terreno al mar. Y ahora ya sabemos que lo que pretendía con esos bloques era construir viviendas de protección oficial.

Según el director de la oficina del gobierno de Gibraltar, los bloques se colocaron al otro lado del Peñón, en la Bahía, al lado de la pista de aterrizaje del aeropuerto, para formar un arrecife artificial submarino y no para rellenos ni para construir viviendas.

Se trata de seis torres de 30 pisos de altura. Levantados sobre aguas que España reclama como suyas.

En la bahía de Catalan Bay lo primero que encontramos son máquinas excavadoras y una gran montaña de tierra.

Las torres se construirán sobre terreno ganado al mar, es decir, sobre unas aguas que el Ministerio de Exteriores consideran que son soberanía española.

España considera que son suyas y el fin es construir viviendas VPO que se entregarán 2020. Serán 665 pisos con precios que van desde los 98.000 hasta los 375.000 euros, aunque costarán la mitad porque cuentan con ayudas públicas de hasta el 50%.

Este será el primer proyecto aunque no el último. En el terreno prevén construir hasta 1500 viviendas antes de 2021.