La Guardia Civil ha detenido a 35 personas por falsificar tarjetas bancarias y blanquear los beneficios obtenidos a través de la criptomoneda bitcoin. La organización desmantelada había ganado más de 600 mil euros y blanqueado más de un millón.

Los detenidos son de Guinea Ecuatorial, España, Nigeria, Camerún y Marruecos. Hay un total de 210 personas perjudicadas por esta estafa en España, y otras 20 en Israel, Dinamarca, Alemania, Francia y Grecia. La Guardia Civil ha detectado un uso fraudulento de un total de 104 tarjetas bancarias de España y de otros 12 países.

El primer método que la organización utilizaba era el phising. El presunto estafador se hace pasar por una persona o empresa de confianza para lograr vía correo electrónico información detallada de las tarjetas de crédito.

Otra de las formas utilizadas era el skimming, que consiste en el copiado de la banda magnética de la tarjeta utilizada durante la transacción para clonarla y usarla de forma fraudulenta.

El tercer método empleado era el Bin attack fraud por el que se generan nuevos números de tarjeta, a partir de uno real, existente.

Los detenidos pagaban con las tarjetas falsas hoteles, vuelos, billetes de tren, vehículos de alquiler y efectos informáticos.