La estadounidense Sarah True iba líder sobrada con cinco minutos de ventaja a falta de 1 km en el Ironman de Frankfurt cuando comenzó a tambalearse. Otro corredor se dio cuenta e intentó ayudarla, pero no pudo seguir. Las asistencias sanitarias intervinieron enseguida.

Se reabre el debate de las duras condiciones en este tipo de pruebas, ya que se disputó a casi 40 grados, algo que supone un gran riesgo para la salud.

Reincide en menos de un mes

Ya sufrió un colapso hace tres semanas en el Ironman de Oceanía. "Si mi cuerpo está bien y no hay nada más... si es solo que por culpa del calor por lo que mi cuerpo se volvió loco, entonces volveré en el Ironman de Frankfurt", afirmó la atleta de 37 años al finalizar la prueba.

Los expertos hablan

Chema Martínez, uno de los grandes fondistas de la historia del atletismo español, asegura que te das cuenta que te está dando un golpe de calor cuando notas que "pierdes el control de tu cuerpo o sufres mareos". "Son situaciones que no estamos acostumbrados a dominarlas", afirmó el exatleta.

Por otra parte, el médico deportivo Pedro Lluís Ripoll, manifestó que "notas alteraciones en el ritmo cardíaco, tienes sensación de desfallecimiento".

La obsesión de seguir compitiendo es la mayor enemiga, ya que la mayoría de las veces se pretende llegar a la meta como sea.

También te puede interesar...

La ola de calor se dejó sentir en el triatlón de Tudela: hasta el gobierno de Navarra recomendó no participar