El coche del americano Denny Hamlin se chocó contra el muro y empezó a arder. El piloto enseguida detuvo su vehículo pero no conseguía salir.

Se vivieron momentos de angustia entre todos los espectadores que presenciaban esa carrera de la Nascar. Se hicieron interminables esos casi 20 segundos que pasaron hasta que por fin, entre un denso humo y a través de la ventanilla, el piloto de Florida apareció sano y salvo.