Sergi Mingote

Miriam Roset, viuda de Sergi Mingote: "Hablar de él y compartir cosas suyas me conecta más con él"

La viuda de Sergi Mingote, Miriam Roset, ha hablado en Antena 3 Noticias por primera vez de la muerte de su marido en el K2 y ha agradecido el homenaje de Colin O'Brady a Migote y el resto de montañeros fallecidos en ese mítico ocho mil.

Publicidad

Miriam Roset, viuda de Sergi Mingote, ha hablado por primera vez en televisión tras la trágica muerte de su marido en el K2 hace cinco meses y lo ha hecho en las Noticias de la Mañana de Antena 3 Noticias con Manu Sánchez.

La propia Miriam ha explicado el por qué se ha decidido a dar este paso.

"Cada día me doy más cuenta de que hablar de él y compartir cosas suyas me conecta más con él. Y yo sé que el me dice: 'hazlo Miri'. Tengo que salir para delante pero también con su legado", ha reconocido Miriam.

"Ha sido un homenaje superbonito, entrañable y muy atrevido"

La viuda de Sergi Mingote se ha mostrado agradecida por el homenaje de Colin O'Brady en la cima del Everest a su marido y el resto de alpinista fallecidos en el K2.

"Ha sido un homenaje superbonito, entrañable y muy atrevido. A 8.848 metros de altura, con la falta de oxígeno Tener el detalle de sacar las banderas y acordarse de ellos no es nada fácil a esas alturas", ha explicado Miriam.

Miriam Roset ha reconocido que tiene un sentimiento contradictoria al pensar en la montaña, la gran pasión de Sergi Mingote pero donde éste encontró la muerte.

"Bueno, estamos, estamos intentando aprender a vivir sin él y con él. No sé si me explico. Vamos a día a día e intentando salir a delante con su fuerza. Tengo sentimientos contradictorias, Si pienso en él, él amaba la montaña y vivía para ella. Pero hay una pizca, no de odio, sino de me lo has quitado. Es un sentimiento que con el tiempo irá pasando", ha admitido Miriam.

Por último, la viuda de Sergi Mingote ha explicado qué fue lo último que les dijo su marido antes de partir rumbo al K2 el pasado 19 de diciembre.

"Lo recuerdo con una sonrisa y super feliz. Él era feliz, nos abrazo y nos dijo 'tranquilas, todo va a ir bien'. Pero siempre hay esa parte de riesgo que no controla ni él ni nadie por mucho que fuera una persona muy respetuosa con la montaña", ha indicado Miriam.

Publicidad