A sus nueve años, Natalia Pereia se ha convertido en la primera niña en jugar en la categoría inferior masculina de un equipo de fútbol en Brasil. Su destreza con el balón, su técnica y calidad no tienen nada que envidiar al de sus compañeros.

La prensa brasileña la ha bautizado como 'la niña del lazo', por el llamativo lazo rojo que luce en los partidos.

Pese a ser sólo una niña, ya ha sufrido algunos comentarios machistas en sus partidos.

"Algunos espectadores gritaban: 'párala, no puedes perder el balón ante una niña pequeña'. Pero yo no lo oigo, porque cuando entro al campo desconecto del mundo, juego y no oigo nada más", explica Natalia.