Leo Messi es el gran referente del Barcelona, la pieza clave de la planificación deportiva azulgrana cada año. Su rendimiento dentro del campo ha permitido a Messi convertirse en algo más que un jugador más de la plantilla.

Todo gira alrededor de su figura y se ha ganado ciertos privilegios. Uno de ellos es que el delantero de Rosario puede rescindir su contrato al final de cada temporada en función de sus sensaciones.

Y es que, según explica el diario 'El País', Messi se reservó la posibilidad de rescindir cada 30 de junio el acuerdo firmado en 2017. La decisión depende únicamente de sus deseos o sensaciones después de cumplir los 32 años.

El citado diario cita fuentes del club para confirmar esta peculiar circunstancia: "Asumimos que puede parar cuando quiera, a final de cada temporada, así lo acordamos las dos partes".