65.002500

Publicidad

Georgia del Sur

El A68, el mayor iceberg del mundo, amenaza con chocar con la isla de Georgia del Sur y provocar un desastre medioambiental

El iceberg más grande del mundo, conocido como A68, se separó de la plataforma Larsen (Antártida) en julio de 2017. Ahora, se desplaza a un kilómetro por hora y en pocas semanas podría chocar con la isla de Georgia del Sur, provocando un desastre medioambiental.

El A68a es el mayo iceberg que flota en estos momentos en nuestros océanos. Se trata de un bloque de hielo de 4.200 kilómetros cuadrados, con 150 kilómetros de largo, 40 km de ancho y 200 metros de espesor. Para hacernos una idea, su tamaño sería como el de Cantabria.

"200 metros de espesor es como un edificio de siete plantas. El problema de este iceberg es que se ha fracturado muy poco", explica Javier Cacho, aventurero, científico y escritor.

Ahora, se encuentra a la deriva, después de separarse de la plataforma Larsen (Antártida) en julio de 2017. El problema es que si mantiene su trayectoria actual, en pocas semanas puede acabar chocando con la isla de Georgia del Sur.

Si eso ocurre supondrá un grave problema para la fauna de esa isla: pingüinos, focas, elefantes marinos. A los animales les costaría más salir a mar abierto a buscar comida y llega la época de cría.

Las rutas normales de alimentación de los animales podrían bloquearse

"La isla de Georgia del Sur es una gran isla, pero tiene el mismo tamaño que este iceberg. El problema es que la bloquee. Sería terrible para la fauna", advierte Javier Cacho.

Las rutas normales de alimentación de los animales podrían bloquearse, impidiéndoles alimentar adecuadamente a sus crías.

"Los animales debería dar una vuelta gigantesca. No pueden bucear 30 kilómetros bajo el hielo"·, explica Javier Cacho.

Los científicos aseguran que no se puede hacer nada y lo que único es esperar que el A68 cambien de rumbo y no embarranque en la isla de Georgia del Sur.

"Los ecosistemas pueden recuperarse y lo harán, por supuesto, pero existe el peligro de que si este iceberg se atasca, podría estar allí durante 10 años", explicó a la BBC el profesor Geraint Tarling del British Antarctic Survey (BAS).

"Y eso marcaría una gran diferencia, no solo para el ecosistema de Georgia del Sur, sino también para su economía".

Publicidad