Ambos ciclistas se jugaron el triunfo de etapa en la Vuelta a Burgos 2019. Aventajaron en 5 segundos al rumano Eduard Michael Grosu, tercero en la meta.

La carrera comenzó con un pequeño grupo de escapados formado por cinco corredores. Primero fue Jokin Aramburu, del Fundación Ciclista Euskadi, quien saltó del pelotón, y le acompañaron Roy Goldstein, Stephan Kuriyanov, Jesús Ezquerra y Diego Sevilla.

Los cinco corredores llegaron a tener más de seis minutos de ventaja en los primeros kilómetros, pero posteriormente, con un pelotón liderado por los equipos Movistar e Ineos, las distancias fueron reduciéndose.

A falta de algo más de 30 kilómetros, el sudafricano Matthew Beers intentó saltar del pelotón sin suerte, ya que segundos más tarde fue alcanzado por un pelotón que seguía con su labor de recortar el minuto de diferencia con respecto a los escapados.A falta de 11 kilómetros todos los corredores fugados a excepción de Ezquerra fueron neutralizados.

Una caída partió el pelotón en dos partes, pero a menos de 8 kilómetros cazaron al corredor cántabro del Burgos BH Jesús Ezquerra, que había recorrido 155 kilómetros en cabeza.

El Ineos empezó a trabajar para sus corredores más explosivos pero Androni Giocatolli buscaba también la victoria. A un kilómetro y medio el jefe de filas de Movistar, Rafael Valls, sufrió una aparatosa caída que lo dejó fuera de la carrera. Por suerte, el corredor español no ha sufrido ninguna fractura aunque deberá pasar la noche en observación tras otro golpe, sin lesión, en la cabeza.

La foto de llegada decidió que fuera el italiano Nizzolo quién se proclamara vencedor de la primera etapa.