Publicidad

Bobsleigh

La increíble pista de bobsleigh construida por un esquilador de ovejas letón para sus hijos en el jardín de su casa

Aivis Berzins es un esquilador de ovejas en un pueblo de Letonia que, cansado de ver a sus hijos sentados en casa durante todo el invierno, ha invertido seis años en construir una pista de bobsleigh de 170 metros de largo en el jardín de su casa.

El bobsleigh es un deporte que necesita de una gran instalación para ser practicado. Descender a toda velocidad con un trineo por un tobogán gigante de hielo es uno de los deportes más espectaculares y arriesgados, pero también puede ser una forma de entretener a tus hijos.

Y si no que se lo digan a Aivis Berzins, un esquilador de ovejas de un pueblo de Letonia que ha construido su particular pista de bobsleigh para sus hijos en el jardín de su casa.

Aivis Berzins ha puesto a prueba todo su ingenio para construir este circuito de bobsleigh. Y lo ha hecho con nota. Ha usado viejos armarios y tuberías de agua.

Entre manzanos discurre esta pista de bobsleigh por la que se deslizan Paula y su hermano Miks. Su padre es el artífice de esta construcción.

Dice que usó armarios viejos , que se gastó 50 euros en tornillos y el resto ponerle mucha alegría al trabajo e ingenio. Los trineos afirma son los sidecars de una motocicleta y para fabricar los corredores por los que se deslizan utilizó viejas tuberías de agua.

No se necesita sacar ticket para este viaje que dura un minuto, recorre 170 metros de largo y puede alcanzar los 30 kilómetros por hora.

Publicidad