119.676893

Publicidad

Coronavirus

Cuentos en cuarentena contra el coronavirus: 'Salvadorillo el goloso'

En la web de Antena 3 Noticias seguimos contando con La Escuela de Cuentacuentos para contar una historia diaria. Lee el cuento de hoy domingo 3 de mayo, titulado 'Salvadorillo el goloso' y dedicado a los niños y niñas que sueñan con pastelerías llenas de dulces sorprendentes durante la pandemia de coronavirus en España.

La pandemia de coronavirus ha puesto en jaque a medio mundo y ha obligado a todos los niños y niñas a cambiar sus rutinas y quedarse en casa. Por eso, el cuento de hoy está dedicado a todos estos pequeños y pequeñas que sueñan con pastelerías llenas de dulces sorprendentes.

El cuento de hoy: 'Salvadorillo el goloso'

Salvadorillo era un chico feo, larguirucho y desgarbado pero listo y muy suspicaz.

Era hijo de un carabineros destinado en Punta Umbría, esa preciosa playa separada de Huelva por un brazo de mar. Y allí vivía Salvadorillo, libre, libre y feliz como los pájaros de las marismas.

Era muy goloso pero en Punta Umbría no había pastelerías, le habían dicho que en Huelva las había preciosas y con muchos pasteles.

Y tubo la oportunidad una tarde que el jefe de carabineros que era el jefe de su padre, fue a merendar a. Punta Umbría y Salvadorillo pidió permiso para acompañarle de regreso a la ciudad.

Cuando el vaporcillo llegó al puerto lo primero que hicieron fue ir a una pastelería y cuando el muchacho atravesó la puerta y sintió ese olor celestial pensó que estaba en el cielo en vez de en la tierra y miraba una vitrina y otra y otra con sus pasteles, sus tartas, sus torrijas…

- Pero vena Salvadorillo coge uno.

Le dijo el capitán.

Y el muchacho señaló uno que iba en una bandeja recien sacada del horno, con unos pasteles rellenos de chocolate. Pero como la bandeja aún estaba caliente el pastel se había pegado al horno y Salvadorillo tiro con tanta fuerza para despegarlo que lo destrozó y todo el chocolate que iba dentro calló al suelo como una masa negruzca, fea.

El muchacho se puso a llorar desconsoladamente y el capitán le dijo :

- Pero no llores por un dulce que está la tienda llena.

Y Salvadorilllo empezó a comer pasteles de una vitrina y de otra….. hasta jartarse, como habría dicho el.

Y ese es el recuerdo que le quedaría para siempre de aquella preciosa pastelería que tan buen olor tenía.

FIN

Porque no perdamos nunca esa inocencia infantil y sigamos siendo felices con las pequeñas cosas

Cada día de la cuarentena te contaremos un nuevo cuento. Mañana uno para quienes están lejos de su tierra, para quienes sueñan con volver a casa, para quienes están pasando solos este momento. ¡No te lo pierdas!

#CuentosEnCuarentenaA3N

Narradora: Carmina Palomar, exalumna de La Escuela de Cuentacuentos.

Título: 'Salvadorillo el goloso'.

Autor: Muñoz Seca.

Publicidad