TRAS DOS AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Así es el primer exoesqueleto para tetrapléjicos que permite el movimiento de brazos y piernas

El exoesqueleto interpreta la actividad cerebral del paciente y la traducen en actividad. Es le primera vez que se puede controlar los movimientos a través de la actividad cerebral.

Publicidad

Hablan de él como la gran esperanza para las personas que han perdido la movilidad. Se trata de un exoesqueleto que, por primera vez, se ha movido siguiendo las órdenes del cerebro del paciente.

Funciona sin cables, ni control remoto. Solo necesita los pensamientos, en este caso, de un joven de 28 años. Dos placas, colocadas en la parte exterior del cerebro del paciente interpretan su actividad cerebral y la la traducen en actividad. Hasta ahora había que colocar los implantes dentro del cerebro y, pasado el tiempo, dejaban de funcionar.

Los investigadores aseguran que queda mucho camino por recorrer, pero ya hay otros tres pacientes que han empezado a probarlo. El próximo reto es conseguir que el exoesqueleto mantenga el equilibrio y sea, totalmente autónomo.

Publicidad