Un incendio en un edificio de El Polvorín, en Las Palmas de Gran Canaria, obligaba a desalojar el bloque. Se vivieron momentos de mucha tensión y varios vecinos tuvieron que salir por las ventanas.

La policía tuvo que sacar a un bebé por una ventana

Las llamas salen de entre las ventanas sin control. Un incendio se ha iniciado en el interior de una de las viviendas del primer piso y los vecinos están atrapados.

Llegan los bomberos y la policía. Las llamas siguen creciendo.

Una enorme columna de humo cubre por completo el edificio.

Las 22 familias que viven en el bloque debían ser desalojadas de inmediato. Aunque los bomberos optan por no mover a algunos de ellos antes de sofocar el fuego.

Se viven momentos de tensión. La policía llegaba a sacar a un bebé en brazos por una de las ventanas.

Afortunadamente nadie resultó herido, pero las llamas terminaron devorando la vivienda por completo. Aún se desconocen las causas del incendio.