La virgen del Carmen en Puerto de la Cruz en Tenerife ha sido embarcada entre salvavidas y una lluvia de chapoteo ante la mirada atenta de miles de personas.

La procesión marinera cumple 100 años y una vez más ha hecho su tradicional trayecto es desde la Iglesia hasta el muelle. Allí la virgen fue acogida entre lágrimas y emoción.

Cada año un barco tiene el privilegio de llevarla. Este es el día más esperado del año en la emblemática ciudad turística en la que miles de fieles gritaron el tradicional "no pasa nada, la Virgen está embarcada".