EL MAQUINISTA HABLABA POR TELÉFONO EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE

EL MAQUINISTA HABLABA POR TELÉFONO EN EL MOMENTO DEL ACCIDENTE

El tren de Santiago circulaba a 192 kilómetros por hora antes de descarrilar

El tren del accidente en Santiago circulaba a 192 kilómetros por hora. El maquinista, que hablaba por teléfono con un controlador, activó el freno segundos antes del accidente y el Alvia descarriló a 153 kilómetros por hora. El maquinista consultaba "un plano o algún documento similar en papel"

El tren Alvia que cubría la ruta entre Madrid y Ferrol el pasado miércoles 24 de julio circulaba a 153 kilómetros hora en el momento en el momento del accidente en Santiago y mientras su conductor, Francisco José Garzón Amo, iba hablando con personal de Renfe a través de su teléfono profesional.

Estos son algunos de los datos recuperados esta mañana de las cajas negras del convoy que descarriló la pasada semana en la capital gallega y provocó la muerte de 79 personas y más de 150 heridos, ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Casi una semana después del siniestro sesenta y seis personas continúan ingresadas, 15 de ellas en estado crítico, según el último parte difundido esta mañana por la Consellería de Sanidad.

Según los datos de las cajas negras, que son provisionales y están a la espera del informe de la Policía Judicial, instantes antes del accidente el tren circulaba a 192 kilómetros por hora y tras la activación de un freno por parte del maquinista, el convoy finalmente impactó contra el muro de hormigón tras pasar la curva de A Grandeira, en la parroquia de Angrois, a 153 kilómetros por hora en un lugar en el que el libro de ruta indica que no se pueden superar los 80 kilómetros por hora.

"Consultaba un plano o algún documento similar"

Según la información recuperada, en los minutos previos al descarrilamiento, el conductor recibió una llamada en su teléfono profesional de personal de Renfe, "parece ser de un controlador", para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol.

Por el contenido de la conversación y por el ruido de fondo, apunta el Tribunal Superior en un comunicado, "parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel". Fuentes de la investigación consultadas han indicado que en la llamada con personal de Renfe a través del teléfono profesional, que se encuentra extraviado tras el impacto, se escucha decir a Garzón hasta tres veces la expresión "La cagué", justo antes del siniestro.

Estas fuentes consideran que la causa de que el terminal del teléfono esté extraviado es que el conductor pudo haberlo lanzado para pisar el freno e intentar hacerse cargo de la situación, algo que no logró. El vaciado y transferencia de datos de las cajas negras se ha producido esta mañana en los juzgados de Santiago de Compostela, en un procedimiento en el que en total se han invertido cinco horas.

El titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Compostela, Luis Aláez, ha ordenado la realización de copias de seguridad del contenido de las cajas y para ello se ha contactado "por prevención" con el fabricante que ha remitido las instrucciones por escrito y en varios idiomas, han informado fuentes próximas a la investigación.

También ha ordenado el rastreo de las llamadas del teléfono corporativo de Garzón Amo. Se han extraído de las cajas negras tanto datos técnicos como de voz, y se ha hecho una transcripción de las conversaciones en tiempo real, han señalado las mismas fuentes consultadas.

La caja negra es un sistema que va a bordo del tren que tiene como finalidad registrar información relevante sobre la circulación del mismo, desde las conversaciones mantenidas entre el maquinista y el punto de control hasta la velocidad a la que ha circulado o cómo han funcionado los sistemas de frenos.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.