BAUTIZADO COMO DRON MOFETA

BAUTIZADO COMO DRON MOFETA

Una compañía sudafricana presenta en Brasil un dron para controlar manifestaciones

Se trata de un minihelicóptero con ocho hélices, cuatro tanques en los que se pueden cargar hasta 4.000 cápsulas de varios usos -como gas pimienta, bolas de pintura y de plástico- y cuatro cañones que pueden disparar con precisión hasta 80 bolas por segundo. El aparato no se puede convertir en un blanco para los manifestantes puesto que vuela a entre 50 y 150 metros de altura.

El dron 'Mofeta'
El dron 'Mofeta' | desert-wolf

Una compañía sudafricana presentó en la feria de defensa LAAD en Río de Janeiro un dron diseñado para controlar manifestaciones a distancia, que promete ampliar la controversia sobre los usos de los aviones no tripulados.

El aparato, bautizado como el dron Mofeta, es un minihelicóptero con ocho hélices, cuatro tanques en los que se pueden cargar hasta 4.000 cápsulas de varios usos -como gas pimienta, bolas de pintura y de plástico- y cuatro cañones que pueden disparar con precisión hasta 80 bolas por segundo.

Entre los posibles usos, se puede cargar un tanque con gas pimienta para crear una barrera delante de los manifestantes y otro con bolas de plástico sólido para reducir a algún individuo violento con poco riesgo de causar bajas.

Las bolas de pintura, de tres colores, pueden usarse, por ejemplo, para marcar de color rojo a los manifestantes armados, o de amarillo a los que cometen actos de vandalismo, para después poder identificarlos y llevarlos ante la justicia.

El dron también está equipado con altavoces para transmitir alertas de la policía y con dos cámaras, una en alta definición y otra térmica, que pueden grabar tanto a los manifestantes como a los agentes "aunque haya mucho humo", según dijo el dueño de la empresa Desert Wolf, Hennie Kieser.

Las cámaras y los micrófonos graban todas las acciones y órdenes de los policías que controlan el aparato, lo que puede facilitar la identificación de cualquier agente que cometa una irregularidad.

"El dron puede proteger a los manifestantes y a la policía. Hemos visto que si sacas a la policía de la ecuación, si los mueves 500 metros hacia atrás, los manifestantes son menos agresivos porque pueden protestar pero no tienen enfrente a un policía que les irrite", comentó Kieser.

El aparato tampoco se puede convertir en un blanco para los manifestantes puesto que vuela a entre 50 y 150 metros de altura y "nadie puede lanzar una piedra tan alto", según Kieser.

Un disparo sí podría dañar el dron, pero en ese caso, según el empresario, el sistema activa el modo de emergencia y trata de aterrizar en un lugar alejado y seguro para evitar caer con su masa de 45 kilogramos en la cabeza de alguien.

El responsable de la empresa asegura que ideó el proyecto del dron a raíz de la masacre de la mina sudafricana de Marikana, ocurrida en 2012 y en la que la policía mató a tiros a 34 mineros e hirió a otros 70 durante una protesta.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.