La joven volvía a su casa después de tirar la basura un miércoles a las 21:30 horas. Cuando iba a cerrar la puerta del portal, un hombre la sorprendió, la pegó y empezó a realizarle tocamientos. Acto seguido, salió corriendo. Ella subió a su casa y grabó un vídeo en el que se observa claramente su nerviosismo. "No me esperaba que me pasara, le podría haber pasado a cualquiera y por eso grabé el vídeo", asegura.

La joven pudo aportar información del agresor a la Policía que ya ha puesto en marcha una investigación para poder encontrar al hombre. Ella está en espera de que le llamen para el reconocimiento facial. Asegura que el apoyo de toda su familia y amigos es el que le ha dado fuerzas para ir superándolo poco a poco y para dar la cara tanto en las redes sociales como en los medios.