En la sala de Santiago de Compostela se han mostrado los objetos con los que José Enrique Abuín, alias 'el chicle', lastró el cuerpo de la joven para arrojarlo al pozo de la antigua fábrica de gaseosa.