Publicidad

Valladolid

La masajista harta de que sus clientes le pidan 'final feliz': "En este centro no se hacen"

Sandra Hierro montó su clínica de quiromasajes hace 5 años en Valladolid. Tiene mucha experiencia como quiromasajista y cuenta que se ha encontrado con clientes que le piden "final feliz" o masaje erótico.

Sandra se lamenta de que "todavía sigan pasando este tipo de cosas". Esta quiromasajista montó su clínica hace cinco años en Valladolid. Cuenta que a lo largo de su trayectoria se ha encontrado con muchas situaciones incómodas en las que los clientes le solicitaban un servicio de prostitución como lo es el llamado 'final feliz'.

Este tipo de práctica se realiza en algunos salones de masaje que en realidad son prostíbulos encubiertos y consiste en masturbar a la persona a la que se le realiza el masaje como último paso del tratamiento.

Relata que hace unos días vivió esta desagradable experiencia nuevamente. Un cliente de unos 80 años le solicitó a su compañera un 'final feliz'. "Yo saqué la cara por ella y le expliqué que este tipo de servicios no se hacen". Cuenta que la reacción de estos clientes cuando se les niega el servicio es de completa normalidad. "Este señor se confundió un poco, le estábamos haciendo un masaje de piernas y pidió un masaje erótico", confiesa.

Puedes volver a ver la información sobre esta noticia en Atresplayer.