Cuenta Yésica que cuando empezó todo estaban sus primos con los cachorros y desde la ventana su madre le avisó de que estaba habiendo una reyerta. Fueron al lugar donde tenía lugar la pelea, que según ha trascendido de la investigación se desencadenó por una disputa por un perro. "Todo empezó con insultos, decían "os vamos a buscar la ruina, os vamos a matar"", asegura.

Destaca que ella y su familia se disponían a abandonar el lugar donde tuvo lugar la agresión cuando de repente unos jóvenes aparecieron con un palo y se lo rompieron en la cabeza a su padre.

"Hubo un momento ahí de puñetazos, de golpes y apareció un chaval de 'veintipocos' años con un cuchillo que apuñaló a mi primo mayor en la cabeza", relata. Posteriormente este joven intentó volver a agredir a su primo pero fue su padre quien se metió en medio y recibió la agresión."Mi tío se cruzó en medio y le apuñaló en el cuello", lamenta.

Los agresores se dieron a la fuga y están en busca y captura por la Policía.