La Policía Nacional ha vuelto a realizar otra extraordinaria intervención contra la ciberdelincuencia. Esta vez para dar con los delincuentes de esta historia.

Los agentes desarticularon una trama de fraude 'online' que estafó cerca de 900.000 euros, entre los que hay más de 2.400 víctimas.

El 'modus operandi' de los delincuentes funcionaban a través de la creacion de págines web fraudulentas, que a juzgar por su aspecto, resultaba imposible diferenciarla de otra original.

Cuando las víctimas compraban productos en estas webs falsas, los estafadores se quedaban con sus datos.

Lo más impactante de todo, es que una vez que estafaban a sus víctimas, los estafadores se ponían en contacto con las víctimas para reírse de lo ocurrido, incluso llegaban a realizarles chantajes.

Hasta el momento han sido detenidas 45 personas que empleaban hasta 100 identidades diferentes para cometer las estafas. Además, se han identificado 286 cuentas bancarias empleadas para canalizar sus beneficios ilícitos y se han solicitado el bloqueo de 39 páginas web fraudulentas.