La piel está formada por varias capas, en la dermis se encuentran las glándulas sudoríparas que son las encargadas de segregar sudor. Constan de largos y delgados tubos, cerrados por el extremo inferior, donde se apelotonan, formando un ovillo. Por los poros que se abren al exterior, segregan el sudor y otras sustancias como grasa sobrante líquida, con sabor salado, y una textura parecida a la orina.

Para poder verlas de cerca hemos traido un microscopio digital de 200 aumentos de magnificación.