A la llegada de las vacaciones muchas personas aprovechan para salir de su ciudad y viajar o pasar el máximo tiempo fuera de casa con amigos o familiares. Cuando estamos fuera de nuestra zona y consumimos nuestros datos de Internet siempre nos alegramos cuando en un bar, restaurante, centro comercial o zona pública vemos el cartel de "Wi-Fi gratis".

No nos vamos a engañar, nos gusta navegar a alta velocidad así que cuando estamos de vacaciones y se nos agotan los datos empieza a cundir el pánico.

Nos hemos vuelto totalmente dependientes de Internet. Hasta para ir a los sitios empleamos google maps para que nos ubique. Muchas personas de las nuevas generaciones ya no saben leer mapas y sin datos no podemos utilizar las aplicaciones que nos facilitan el día a día.

Lo que no sabemos es que ponemos en riesgo nuestra privacidad cuando nos conectamos a una red wifi gratis. Normalmente, cuando son públicas tienen protección WPE lo que significa que su seguridad es casi nula. Cualquiera puede acceder a esta red por lo que pasa a ser compartida e igual de vulnerable que una red abierta sin seguridad.. Debemos tener presente que al estar conectados en este tipo de redes nos expones a que alguien nos espíe y pueda acceder a nuestra información personal.

Algunos de los riesgos de las wifis públicas según explica el Instituto Nacional de Ciberseguridad son:

- Robo de datos: Siempre que nos conectamos a una red abierta o de seguridad WEP estamos expuestos a que, tanto el administrados de la red como cualquiera que se conecte a ella, sea capaz de leer nuestra información.

Algunas de las consecuencias de dejar que cualquiera pueda leer la información de nuestro dispositivo son que pueden ver nuestras imágenes, además de leer nuestras conversaciones. No olvidemos que también podrían acceder a nuestras claves y así, suplantar nuestra identidad o incluso llegar a conseguir nuestros datos bancarios.

- Infección de los dispositivos: Para evitar esto, además de intentar no conectarnos a redes abiertas, debemos intentar tener actualizadas las opciones de seguridad de todos nuestros dispositivos, por el contrario, si nos conectamos a redes wifi gratis abiertas nos arriesgamos a que cualquier pueda enviarnos un virus.

Si no queremos sufrir estos riesgos el mejor consejo es desactivar el wifi. No conectarse a redes abiertas y mucho menos acceder a nuestros datos personales o bancarios cuando estamos conectados a este tipo de redes.