LOS PELIGROS DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

LOS PELIGROS DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Los implantes cerebrales que permitirán crear recuerdos pero corren el riesgo de ser hackeados

La tecnología sobre los implantes cerebrales que permiten el aumento y la estimulación de los recuerdos no para de desarrollarse, lo que permitirá que, en el futuro, sean manipulados y reescritos. Sin embargo, esto abre la puerta a otros peligros, el de los posibles hackeos.

antena3noticias.com | Madrid | 15/02/2019

 Imagen de un electrodo que estimula el giro cingulado del cerebro
Imagen de un electrodo que estimula el giro cingulado del cerebro | American Society of Clinical Investigation

Actualmente, estos los nuevos implantes se emplean para la estimulación cerebral en enfermedades degenerativas, como el Parkinson y abren la puerta a tratar otras enfermedades crónicas como la diabetes. Sin embargo, en la formación de recuerdos, los investigadores están trabajando en cómo manipular la memoria en casos de sucesos traumáticos y en cómo recuperarla. Así, según informa la BBC, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados de Defensa de Estados Unidos tiene un programa para desarrollar y poner a prueba "una interfaz neuronal totalmente implantable e inalámbrica".

Laurie Pycroft, investigadora del Departamento Nuffield de Ciencias Quirúrgicas,de la Universidad de Oxford explica que podría haber un implante de recuerdos en el mercado en 10 años, por lo que en dos décadas estos desarrollos podrían captar las señales que fabrican los recuerdos y hacerlas regresar al cerebro. Y, si todo sigue según lo previsto, en 50 años se podría llegar a manipular estos recuerdos.

Sin embargo, las consecuencias de que esta tecnología cayera en manos de hackers son "muy graves", según la investigadora. Podrían generar nuevos recuerdos, borrar los existentes o chantajear a las personas con los implantes. Asimismo, podrían acceder a información confidencial de las personas que la conozcan.

Un ejemplo de ello se puede observar en un experimento de 2012, en el que los investigadores de la Universidad de Oxford y la Universidad de California en Berkeley estudiaron las ondas cerebrales de la gente y lograron adivinar números de sus tarjetas bancarias y el PIN.

Te puede interesar

Una empresa de Estocolmo implanta un chip a sus trabajadores que sirve como código de acceso pero que también almacena información

Bailar como Michael Jackson o Beyoncé ya es posible gracias a la inteligencia artificial

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.