El aire que va a empezar a llegar este miércoles es seco y va a empezar a reducir la humedad, por lo que el riesgo de incendios se multiplica. En zonas del noreste es donde más riesgo habrá de sufrir fuegos durante la ola de calor.

Una ola de calor "excepcionalmente adversa" que comenzará este miércoles y se prolongará al menos hasta el 1 de julio y afectará a la Península y Baleares donde se superarán los 40 a 42 grados centígrados en el centro, interior de la mitad sur y en el cuadrante nordeste.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado ya avisos de riesgo importante por calor, sobre todo en el noreste, y que no descarta elevar este aviso a rojo, lo que supone riesgo extremo por temperaturas de más de 42 o 44 grados centígrados según las zonas.