Los hechos sucedieron poco antes de la medianoche del sábado al domingo en una de las zonas de tapas del centro de A Coruña. El hombre, de 39 años y nacionalidad senegalesa, estaba muy alterado porque no le quisieron servir en otro local de la calle. Entró en el Bar Habana y se atrincheró detrás de la barra, desde donde comenzó a arrojar vasos y botellas.

El hombre estaba fuera de sí y el dueño de la cafetería decidió llamar a la Policía. Entraron en el local cinco agentes pero fue necesario que uno de ellos lanzara un disparo al aire para intimidar y poder de entrar en el local.

La policía consiguió reducirlo y trasladarlo a la comisaría hasta pasar a disposición judicial.

El sindicato policial Jupol ha difundido en redes sociales el vídeo grabado por un testigo. Reclaman más medios, como pistola taser, porras extensibles o chalecos para hacer frente a situaciones de peligro como esta.