Buscar aparcamiento fuera de la M-30 se ha convertido en todo un reto. Los vecinos del barrio de las Ventas pueden pasar hasta hasta 45 minutos para encontrar una plaza libre.

Coches mal aparcados en cruces, en doble fila o en medio de la calle de forma improvisada, será lo habitual con las nuevas restricciones por Madrid Central.


Los vecinos piden una regulación: "Si la masificación de coches está en una calle concreta, esa calle podría estar destinada única y exclusivamente para vecinos", para que aparcar cerca de sus casas deje de ser un problema.