La Guardia Civil de Vimianzo (A Coruña) investiga a un profesor de un centro educativo de la Costa da Morte que presuntamente creó un grupo de WhatsApp con sus alumnos con imágenes y conversaciones en las que se hacía apología del consumo de sustancias estupefacientes, así como de índole sexual.

El instituto armado informó en un comunicado de esta investigación, que se inició después de que en el pasado mes de marzo recibiera una denuncia que recogía quejas de la dirección de un centro de la Costa da Morte en la que se hacía constar la mala praxis de un profesor con sus alumnos de 15 y 16 años.

La dirección tuvo constancia de estos mensajes porque la madre de uno de los estudiantes castigó a su hijo sin el móvil y, cuando chequeó su contenido, halló las conversaciones de WhatsApp y las puso en conocimiento de la dirección, informan fuentes de la investigación.

Las pesquisas de la Guardia Civil llegaron a las conversaciones de este docente, de más de 50 años, que ejercía sus funciones como sustituto en el centro educativo, con los alumnos, e incluso se pudo comprobar que en algunos de los vídeos compartidos el profesor mostraba a supuestos alumnos de otros centros fumando sustancias psicotrópicas en su vivienda.

Según los agentes, este comportamiento no solo se producía en las redes sociales, sino que, durante las horas lectivas, el profesor establecía conversaciones de índole sexual con los menores y llegaba a exponer la posibilidad de conseguirles bebidas alcohólicas y marihuana, como manifestaba hacer con sus anteriores alumnos.

Ante la gravedad de estos hechos, la Guardia Civil solicitó la colaboración la Consellería de Educación de la Xunta de Galicia para tener acceso a los diferentes centros educativos en los que había impartido docencia.

Una vez que mantuvo contacto con todos ellos, en las cuatro provincias gallegas, averiguó que su estancia había sido muy corta por diferentes bajas laborales, pero en uno de la provincia de Lugo se informó en su momento de que los alumnos habían comunicado a los profesores incidencias similares. La Guardia Civil indagó entonces sobre el origen de las bajas médicas y observó incongruencias en varias y la falsedad de algunos justificantes.

Finalmente, el Puesto de la Guardia Civil de Vimianzo procedió a investigar al docente por delitos contra la salud pública y por delitos de falsedad documental. La Guardia Civil ha destacado la absoluta colaboración de la Consellería de Educación da Xunta de Galicia y de los diferentes centros educativos que fueron fundamentales para el total esclarecimiento de los hechos.

Las investigaciones se mantienen abiertas ante la posibilidad de más menores de edad afectados.