Imagen de archivo de un andamio

Publicidad

Accidente laboral

Investigan a un empresario por la muerte de uno de sus obreros sin contrato en Valencia

El empresario se negó a llamar a Emergencias pero finalmente, acercó al trabajador al Hospital, dejándolo herido en la puerta y sin ningún tipo de documentación.

La Guardia Civil de Valencia investiga a un empresario, tras un accidente en una obra el pasado viernes que acabo con la vida de uno de sus trabajadores al caerse de un andamio.

El obrero, Luis Víctor Gualotuña, un trabajador de 55 años, carecía de contrato laboral y tras sufrir el accidente, su jefe optó por no avisar a Emergencias. No fue hasta más más tarde que finalmente sí fue trasladado al Hospital Clínico de Valencia, donde fallecía.

El trabajador, de origen ecuatoriano, sufrió una caída desde un andamio de seis metros y sin arnés de seguridad, lo que le hizo golpearse fuertemente en la cabeza. Carecía de contrato y su sueldo era en negro, por lo que tampoco tenía ningún tipo de seguro en caso de accidente laboral. Los hechos sucedieron en la calle Tavernes Blanques, en la localidad valenciana de Alboraya.

Según informa el diario valenciano 'Las Provincias', fue un compañero de obra el que acudió en su auxilio y dio la voz de alarma al jefe de la obra para que llamara a los servicios de emergencia y pudieran atender a la víctima. Sin embargo, el empresario decidió no llamar al 112 y obligó a otros trabajadores a que llevasen a la víctima al interior del edificio hasta que llegase él para evaluar la situación, ya que en ese momento no se encontraba en el lugar de la obra.

Finalmente, ante la gravedad del hombre, el empresario lo subió a una furgoneta de trabajo y lo acercó al hospital, donde lo dejó en la puerta sin facilitar ningún tipo de datos. Al poco fallecía debido a la gravedad de las lesiones.

Según indicó la autopsia, el hombre falleció tras una perforación en el pulmón por parte de una de sus costillas fracturadas. La familia de la víctima está estudiando presentar una querella contra el empresario por no haber llamado a los servicios de emergencia.

Sin embargo, este miércoles, la Guardia Civil ha arrestado al empresario y está acusado de delito de homicidio imprudente y contra los derechos de los trabajadores. El detenido se enfrenta a un proceso penal por no llamar al 112 cuando fue informado del grave accidente laboral y retrasar la asistencia médica que podría haber salvado la vida de la víctima.

Publicidad