Publicidad

Controles de alcohol

Se intensifican los controles de alcoholemia para evitar accidentes de tráfico

La Policía intensifica los controles de alcoholemia para evitar los accidentes de tráfico después del fin del estado de alarma, del toque de queda y de la limitación de la movilidad.

Con el fin del toque de queda por el coronavirus y los límites de la movilidad, vuelve el aumento de controles de alcoholemia en las carreteras. El objetivo es tratar de frenar los accidentes.

Cada noche, en Madrid se realizan hasta 40 sanciones por alcohol. La tasa permitida en aire es de 0,25, pero algunos la duplican. En estos casos, son 500 euros de multa y la retirada de cuatro puntos en el carnet.

En cambio, otros rozan el límite tras realizarse un control de alcoholemia. La mejor tasa, sin duda, es la que da 0.

El toque de queda y el estado de alarma ya no están en vigor y se nota. Así lo indica la Policía Local de Madrid tras realizar varios controles durante la noche. "Se nota que hemos salido con ganas de divertirnos, pero hay que hacerlo con responsabilidad", indica uno de ellos.

Vehículos retirados

Y, cuando todas las personas que se encuentran en el vehículo han dado positivo en alcohol, es el turno de la grúa. Se registran unas 70 retiradas por noche de vehículos, los cuales tienen que ser recogidos por una grúa.

Esto les dificulta su trabajo, pues indican que colaboran con la Policía en accidentes, por ejemplo. Al final se llevan el vehículo de aquellos que dan positivo en el control.

Después, tras pagar 150 euros y otra prueba de alcoholemia, pueden retirar el vehículo requisado.

La Policía Municipal de Madrid ha organizado un dispositivo especial con macrocontroles de alcohol y de drogas para evitar los accidentes. El pasado fin de semana, se detectaron un total de 40 conductores en dichas circunstancias.

Publicidad