Desperdicio alimentario

El gesto de Lidl para ser más sostenible aplaudido por sus clientes

Lidl ya anunció sus planes para 'eliminar los residuos plásticos' apoyando la reducción y el reciclaje del material en sus tiendas.

El gesto de Lidl para ser más sostenible aplaudido por sus clientes

Publicidad

Lidl ha comunicado su compromiso de reducir el desperdicio de alimentos en un 30% hasta 2025 y en un 50% hasta 2030. La cadena de supermercados ha tomando 2020 como año base para hacer este cálculo durante la celebración de 'Semana contra el Desperdicio Alimentario', según ha informado en un comunicado.

Reducir el desperdicio alimentario

En concreto, la cadena de supermercados pone en funcionamiento diferentes medidas preventivas y reactivas, en línea con la disposición marcada por la Unión Europea para reducir los residuos alimentarios y cumplir asimismo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Naciones Unidas.

Así, el ODS 12.3 pretende "de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a las cosechas".

Para lograr estos objetivos la cadena de supermercados tiene estas medidas. Primero, su propio modelo de negocio le permite realizar una eficiente planificación y gestión de su surtido con pedidos optimizados y ajustados.

Guerra contra los plásticos

La iniciativa forma parte de la estrategia 'Reset Plastic' de la compañía, un esquema que tiene como objetivo reducir los plásticos mediante el cierre del ciclo de reciclaje. Para llevar a cabo este cambio, Lidl ha puesto en marcha una serie de medidas para reducir el plástico.

Un ejemplo es el reemplazo de todas las bolsas de frutas y verduras de un solo uso con opciones compostables, lo que según Lidl eliminará aproximadamente 275 toneladas de plástico del flujo de desechos.

Este sistema compostable también está diseñado para su reutilización como revestimientos de cajas para la recolección de desechos de alimentos domésticos y dentro del compostaje doméstico. Más allá de la introducción de bolsas de frutas y verduras compostables, la compañía estudia lanzar una bolsa de plástico especial y un esquema de reciclaje de envoltorios en el Reino Unido.

La prueba, que se implementará el próximo mes en 12 supermercados, permitirá a los clientes devolver los envases de plástico blando a las tiendas colaboradoras. Un sistema que actualmente no está disponible.

Los consumidores podrán devolver el plástico blando, incluidas las bolsas de transporte; envoltorios de galletas; paquetes crujientes; bolsas de pan; y bolsas de comida para mascotas, independientemente de la marca o el minorista, en los puntos de entrega ubicados en cada uno de los escaparates de las tiendas. Una vez recogido, el material se reciclará y reutilizará en nuevos productos, como bolsas de basura.

Publicidad