Las escenas de calor y playa vividas el pasado mes de febrero ya auguraban datos veraniegos. Los registros sobre precipitaciones, horas de sol y temperatura de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) sitúan al febrero de 2019 como el más seco del siglo XXI. En cuanto a precipitaciones, llovió un 78% menos que la media con 15 litros por metro cuadrado frente a los 53 habituales. Dejando un mapa en el que a excepción de La Rioja, las precipitaciones han quedado en toda la geografía por debajo de la media.

Los cielos despejados trajeron un 44% más de horas de sol con respecto a la media en febrero. Este clima anormal se vivió especialmente en la mitad norte peninsular, donde los cielos soleados se incrementaron hasta un 88% en el caso de Burgos. El calor también ha jugado un importante papel batiendo 18 marcas históricas en 14 puntos de la mitad norte de la península.

Te puede interesar:

Calor veraniego en Febrero: se ha batido un récord por altas temperaturas