Publicidad

Estafa

Dos matrimonios británicos, condenados a 4 meses de prisión por fingir una intoxicación en un hotel canario

Los dos matrimonios británicos quisieron pasar unas vacaciones gratis en Canarias e incluso volver a su casa con una indemnización de miles de euros. Denunciaron al hotel por haberse intoxicado, supuestamente, con la comida del bufet y con el agua de la piscina.

Alentados por un grupo de abogados británicos, muchos turistas ponen una denuncia diciendo que se han intoxicado con la comida del hotel. Sin embargo, se trata de una estafa en toda regla. Ahora, la Justicia no solamente los condena a una multa, sino que además los envía cuatro meses a un lugar con todo incluido: la cárcel.

En este caso querían pasar unas vacaciones pero sin pagar ni una libra. Las denuncias por intoxicaciones alimentarias aumentaron en España un 600%, causando pérdidas de más de 60 millones de euros al año. Se dio el caso de una familia que pedía más de 100.000 euros de indemnización porque decían que habían enfermado por el agua de la piscina, pero el resto de los clientes que estaban alojados estaban sanos.

Sin embargo, a dos matrimonios británicos no les ha salido bien la jugada. Su torpeza fue colgar en redes sociales fotos y vídeos de lo bien que se lo estaban pasando junto a sus hijos cuando al mismo tiempo presentaban la denuncia por problemas estomacales causados al ingerir alimentos en mal estado en el buffet del hotel.

Modus operandi de la estafa

La trama funcionaba con una furgoneta publicitaria que aparcaba en las zonas turísticas y un grupo de abogados británicos que animaban a los turistas a poner las denuncias falsas.

Este caso sucedió en 2016, pero la Justicia se ha pronunciado ahora: cuatro meses de prisión y más de 23.000 euros euros de multa por este intento de estafa que, además, dañó la imagen de las Islas Canarias como destino turístico.

Publicidad