Ninguna de las dos afectadas se imaginaban que la historia fuera a acabar de la manera en la que acabó. Las dos mujeres sufrieron un accidente al explotarles un robot de cocina cuando se disponían a preparar la comida.

Ocurrió hace unos meses pero las víctimas han decidido denunciarlo ahora, después de que una de ellas estuviera un mes sin poder salir de casa. Según ellas, el aparato funcionaba mal y aprovechan para mandar un mensaje al resto de usuarios que dispongan del mismo utensilio, advirtiendo de su peligrosidad.

Por su parte, la empresa fabricante asegura que se trata de un mal uso del aparato.