La Consejería de Educación de Gran Canaría ha despedido a una profesora interina por ser madre de mellizos y no estar "en condiciones de trabajar". La afectada ha explicado a EL DIARIO DE AVISOS que la Consejería no contempla la conciliación familiar para los interinos sustitutos, por lo que tienen que asumir los destinos a los que les manden.

En su caso la destinaron al Instituto de Enseñanza Secundaria (IES) Cabo Blanco, en el término municipal de Arona, a 85 kilómetros de su casa. Esta profesora explica que tenía que levantarse a las cinco de la mañana y llegaba más de diez horas después. Además, según asegura, debía soportar un excesivo calor en el aula. Ante esto, el médico le dio la baja por un nivel de estrés muy elevado.

La Inspección Médica de la Consejería de Educación, a la vista de la baja de la médico de cabecera de la trabajadora, manifiesta que como la profesora tiene dos hijos menores de un año de edad, debía de saber que no podría dormir bien, y no tenía que haber aceptado el puesto de profesor y por lo tanto cometió un delito de "fraude en documento público" cuando aceptó el nombramiento.

Aunque Iballa presentó alegaciones a ésta decisión. La Inspección Médica se ratifica en su informe diciendo que esta trabajadora, como tiene problemas para dormir porque atiende a sus dos mellizos de una año de edad, "padece una enfermedad crónica" y su nombramiento debe ser revocado.

Su abogada, asegura que es víctima de una "discriminación" y que le "presionaron" para que renunciara voluntariamente a su nombramiento.