El incendio declarado en el barrio de Juncalillo sigue contenido dentro de un perímetro de unas mil hectáreas, a la espera de cómo evolucione el viento, pues se esperan rachas máximas de entre 40 y 70 kilómetros por hora. Así, durante la noche habrá un operativo formado por 230 personas que trabajarán en las labores de extinción, a las que se sumarán retenes de Protección Civil.

Así lo ha informado el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, que ha comparecido de nuevo en rueda de prensa para dar cuenta de las tareas de extinción y la evolución del incendio y donde ha anunciado que se ha activado un plan de contingencia, que incluye un posible plan de evacuación, y que se aplicará en función de cómo evolucione el incendio.

Los vecinos de una decena de barrios han sido evacuados durante la noche como medida preventiva mientras el fuego continúa activo.

El servicio de urgencias 112 informa de que los vecinos han pasado la noche del sábado en instalaciones municipales de Artenara y Gáldar y en el albergue de Tejeda.