Frío

¿Cuál es el motivo por el que, cuando hace frío, duelen las cicatrices?

Hay varias teorías sobre el dolor en varias partes del cuerpo con el cambio de temperaturas. El dermatólogo Antonio Clemente nos da una explicación.

Imagen de archivo de una cicatriz

Imagen de archivo de una cicatriz Pixabay

Publicidad

Llega el invierno y con ello el frío y la humedad. Muchas personas, con este cambio de tiempo, aseguran sentir dolores de huesos que complican su día a día, especialmente pacientes diagnosticados con enfermedades como la artrosis o la artritis. Sin embargo, hay personas que aseguran sentir dolor en otras partes del cuerpo, como, por ejemplo, en las cicatrices.

¿Cuáles son las verdaderas causas de ello? ¿A qué se deben esas molestias? Según explican algunos expertos, como el portavoz de la Academia Española de Dermatología y Venereología, "cuando hay mal tiempo, suele ser porque se produce una bajada de la presión atmosférica". Esto, directamente, provocaría molestias en la zona de la cicatriz al ser "una zona más sensible y poco distensible".

Las cicatrices, según varias teorías basadas en investigaciones científicas, son un tejido poco fibroso y con menos elasticidad que el resto de piel, por lo que la bajada de la presión atmosférica, especialmente "si ha quedado alguna raíz nerviosa incluida en la cicatriz", puede afectar más, al sufrir variaciones en la distensibilidad.

Aunque este fenómeno de meteorosensibilidad en cicatrices no es muy frecuente, aunque sí en huesos o articulaciones, el doctor Antonio Clemente asegura que se produce en numerosos pacientes.

Las cicatrices mayores, las más sensibles

Asimismo, el dermatólogo asegura que "cuanto mayor sea esa cicatriz, como por ejemplo la de una cesárea, mayor posibilidades existen de que se noten esos cambios de presión".

Es por ello por lo que el doctor Clemente pone sobre la mesa tratamientos que permiten, a través, por ejemplo, de láseres fraccionados, hacer más distensibles y elásticas esas cicatrices.

"Sobre todo, cuando la cicatriz se coge en el primer año tras la operación o los puntos, los láseres o la fisioterapia ayudan a que esta sea más elástica y, por tanto, moleste menos", destaca.

Publicidad