La zona que se está calcinando en el incendio de Gran Canaria se le considera el pulmón verde de la isla. Se trata del parque natural de Tamadaba, considerada reserva de la biosfera.

Las inmensas columnas de humo que alcanzan los 50 metros de altura y las llamas que saltan de árbol en árbol complican las tareas de extinción.

Los especialistas explican que está fuera de capacidad, esto esto significa que no se puede atajar ni por aire ni por tierra. Otro de los problemas a los que se enfrentan es el acceso a la zona. La única vía es a través de esta carretera que no tiene salida. Los servicios de extinción pueden quedar atrapados.

"Tamabada tiene un único acceso que ahora mismo está cerrado por el propio fuego y meter allí medios es un auténtico suicidio", explica Federico Grillo, jefe de Emergencias

En el suroeste del incendio a los técnicos les preocupa lo que se conoce como zonas de hombre muerto.