Una densa columna de humo salía desde el interior de una vivienda en Valladolid sobre las 13:00 horas. Ante el susto, los vecinos alertaban al 112.

Al llegar al lugar, efectivos del Parque de Bomberos de Valladolid y agentes de la Policía Nacional y Local han dado con el desencadenante del incidente: un cargador de móvil, que se encontraba en la cama de uno de los dormitorios.

Hasta 15 bomberos se han desplazado para sofocar las llamas, que no ha dejado heridos. Pese al susto, han querido recordar el riesgo que se corre cuando dejamos aparatos electrónicos en lugares como la cama.

También han insistido en que se utilicen cargadores oficiales, pues el resto no siempre ofrece garantía de seguridad. De hecho, muchos no han llegado a pasar los controles de calidad obligatorios.