Niñas Tenerife

Un año sin Anna y Olivia, las niñas secuestradas por Tomás Gimeno en Tenerife

El caso de las niñas de Tenerife, Anna y Olivia, fue uno de los casos más dolorosos de violencia vicaria. El 27 de abril de 2021 Tomás Gimeno se llevó a sus hijas para no devolverlas nunca y con el objetivo de provocarle a la madre el mayor daño posible.

Una concentración en Santa Cruz de Tenerife como repulsa por el asesinato de Anna y Olivia

Una concentración en Santa Cruz de Tenerife como repulsa por el asesinato de Anna y Olivia EFE

Publicidad

Tomás Gimeno tenía que devolver a las niñas, Anna, de un año, y Olivia, de siete, a las 20:00 horas de la tarde el martes 27 de abril a su madre. El parricida tenía otro plan para las pequeñas: acabar con sus vidas y hacerlas desaparecer para que nunca hubiera rastro de ellas y someter así a la que fuera su pareja y madre de sus hijas, Beatriz Zimmerman, al mayor sufrimiento posible.

La madre de las niñas Anna y Olivia creyó durante semanas que el padre se las había llevado y rogó a través de varias misivas que hizo públicas en las redes sociales, que las devolviera.

Gracias a una compleja operación policial de la Guardia Civil en la que participaron grupos de élite de todo el país y, por primera vez en la historia, un buque oceanográfico que rastreó los fondos marinos de Tenerife, fueron capaces de localizar el cuerpo de una de las niñas, Olivia. Fue hallado dentro de una bolsa de deportes a más de 1.000 metros de profundidad gracias a la tecnología del Ángeles Alvariño y los conocimientos de los agentes especializados de la Guardia Civil.

Solo encontraron el cuerpo de la pequeña Olivia. Nunca pudieron encontrar los cuerpos de Anna ni tampoco el de su padre, la investigación determinó que Gimeno acabó con la vida de la hermana menor y después se suicidó tirándose al mar lastrado con peso para no subir a la superficie y que no se descubriera nunca lo que ocurrió.

La autoridad judicial decidió en marzo de este año archivar la causa hasta que se encuentre al padre de las niñas.

El auto judicial expone que Gimeno acabó con la vida de las niñas en su casa de Igueste de Candelaria, a pocos kilómetros de la vivienda de madre. El informe de la autopsia de una de las niñas especifica que sufrió una "muerte violenta, con etiología médico-legal compatible con el homicidio" murió de un edema agudo de pulmón.

Cronología de los hechos

- 27 abril: Tomás Gimeno no devuelve a las niñas a su madre. A las 21:30 las cámaras de la Marina de Tenerife lo graban llegando con su coche y descargando varias bolsas de deporte que pone en su lancha. Esas mismas cámaras lo graban cuando zarpa con el barco cargado y cuando regresa ya sin esas bolsas. Poco después vuelve a salir del muelle para no regresar

- 28 abril: Encuentran el barco “Esquilón” propiedad de Tomás Gimeno a la deriva en la costa de Candelaria. Comienza una operación por tierra, mar y aire para localizar a las dos niñas en lo que se considera una “desaparición de alto riesgo”

- 29 abril: Encuentran flotando en el mar, cerca de donde estaba la lancha de Gimeno, una silla de retención infantil. Era de la pequeña Anna

- 30 abril: Se realizan registros en la casa del padre de las niñas y la Guardia Civil informa que han encontrado restos de sangre en el interior de la embarcación.

- 4 mayo: La familia de las niñas divulga el primer vídeo de las niñas, mantienen la esperanza de que el padre las tenga con vida y hacen un llamamiento para que las devuelva

- 17 mayo: La Guardia Civil anuncia la incorporación de un sónar y un robot submarino a la búsqueda. Pocos días después el buque oceanográfico Ángeles Alvariño parte desde Vigo rumbo a Tenerife para buscar en los fondos marinos de las islas a más de 2.000 metros de profundidad

- 29 mayo: El Ángeles Alvariño, equipado con un sónar y el robot submarino Liropus, inicia el dispositivo de rastreo a las órdenes de los agentes de la policía judicial de la Guardia Civil

- 10 junio: Encuentran el cuerpo de una de las niñas a unos 1.000 metros de profundidad. Estaba en el interior de una bolsa de deportes, amarrada al ancla del barco de su padre. Junto a ella, había otra bolsa de deportes rota y vacía. La Guardia Civil da por confirmado que el cuerpo de la otra niña estaría en el interior

- 30 junio: Finaliza la búsqueda. El buque oceanográfico abandona la búsqueda ya que el rastreo en la zona marcada por los especialistas es imposible de continuar y no se pueden obtener más resultados

Publicidad