El abogado de 'La Manada', Agustín Martínez, asegura que la víctima "habría obtenido ayuda si la hubiera querido pedir" e insiste en que no hubo intimidación ni violencia.

"Manifestar la oposición y la negativa exige que quede mínimamente claro que no se quieren mantener esas relaciones. Pero ellos mismos pudieron entender de manera errónea lo que ella quería hacer. Pero ella sí quería hacer", asegura.

"Ella pensó que había estado con cinco sinvergüenzas que le habían grabado y que podían difundir las imágenes y eso le dio pánico. En las imágenes se podía haber visto, dolor, asco, pena y no se ha visto nada. Las imágenes son perfectamente interpretables", defiende.

Por su parte, la Fiscalía ha defendido que 'La Manada' debe ser condenada por violación ya que "la víctima quedó doblegada por el miedo" y "no se puede pedir una actitud heroica a las víctimas".

"Ninguna de las sentencias a las que ha hecho referencia la fiscal son aplicables a este caso"

Agustín Martínez, a su salida del Tribunal Supremo, ha pedido comprensión ante todos los profesionales que "ejercen el derecho de defensa", de quienes dicen merecen "un respeto por parte de la sociedad porque gracias a operadores jurídicos como abogados, esta es una sociedad justa".

Respecto a los argumentos planteados durante la vista en el Supremo, Martínez indicaba que se han hecho "desde el punto de vista de un recurso de casación" y sentenciaba: "A partir de ahí es el Supremo el que tiene que decidir".

Martínez defendía que un juicio se basa en argumentar y decía que la "fiscal, brillantemente, ha expuesto una serie de argumentos" pero alegaba que "ninguna de las sentencias a las que ha hecho referencia entendemos que son aplicables a este caso por la propia naturaleza de los hechos".