Los casos de infección por ingerir carne contaminada aumentan cada día y podrían seguir creciendo hasta mediados de septiembre.

La alerta se mantiene porque el periodo de incubación de la listeria puede llegar a ser de hasta cuatro semanas. Por los que más se teme es por los incluidos en grupos de riesgo, como las personas mayores o las embarazadas.

Ya son varias las embarazadas que se han visto afectadas. Así, por ejemplo, han tenido que adelantar el parto de una mujer embarazada de 33 semanas.

Luis Miguel y su mujer, embaraza de 39 semanas, también han recibido la mala noticia: los análisis dan positivo, la madre tiene la bacteria.

El padre expresa su preocupación al no saber "cómo afectará al bebé". Además, explica, que en su planta hay otras tres "embarazadas que temen que la enfermedad pase al feto".

Los casos por comer carne contaminada siguen aumentando. Ya son 71 infectados, más de la mitad están ingresados en hospitales de Sevilla.