Día Mundial contra el Cáncer de Mama 2020: 10 acciones simples para prevenir el riesgo de cáncer de mama

Publicidad

Día Mundial contra el Cáncer de mama 2020

10 acciones simples para prevenir el riesgo de cáncer de mama

Para prevenir el cáncer de mama, es importante mantener una vida saludable, haciendo ejercicio de forma habitual y siguiendo una dieta sana y equilibrada. Consulta las 10 acciones para prevenir la aparición de este cáncer en el Día Mundial contra el Cáncer de Mama 2020.

En resumen

Hoy, 19 de octubre, se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama 2020. Cada año en España se detectan 25.000 nuevos casos de cáncer de mama y 1,6 millones en el mundo. ¿Sabías que un 20% de estos casos están relacionados con factores externos? El sedentarismo, el estrés, el consumo excesivo de tabaco y alcohol, una nutrición inadecuada, exceso de grasa corporal, etc. son factores que se pueden controlar y cuidar, por lo tanto podrían ser evitables.

En ocasiones, con unas simples acciones diarias, se puede reducir en gran medida el porcentaje de riesgo de sufrir cáncer de mama. Entre estas rutinas, podemos mencionar una nutrición equilibrada, una vida activa, pocos excesos… ¿Quieres descubrir más acciones?

¿Cómo prevenir el cáncer de mama? 10 acciones para reducir el riesgo

Hoy es el Día Mundial contra el Cáncer de Mama y, por ello, vamos a ofrecer una serie de consejos para que puedas prevenirlo de la mejor forma posible y tener una vida saludable. ¿Quieres descubrirlos? ¡Apunta!

Las revisiones ginecológicas son muy importantes

Es de vital importancia hacerse revisiones regulares. Se recomienda realizar mamografías anuales a partir de los 40 años. Explora tus mamas al menos una vez al mes. Puedes hacerlo cualquier día, pero se aconseja mejor después de la menstruación. Si descubres algún bulto, secreciones por el pezón o notas cambios en la piel de cualquiera de las mamas, acude a tu ginecólogo/a. La detección precoz es la mejor defensa contra el cáncer.

Cuida diariamente tu dieta

Debes seguir una dieta sana y equilibrada, empleando fruta fresca, verduras, pescado, carne (blanca) y hortalizas. Asimismo, evita alimentos ricos en grasas saturadas, azúcares y productos procesados. No obstante, si tienes cualquier duda, siempre puedes acudir a un nutricionista o consultar la pirámide de la alimentación saludable. Recuerda que la dieta mediterránea es ideal.

Practica ejercicio físico de forma regular

Es importante hacerlo un mínimo de cuatro horas a la semana. El tipo de actividad dependerá de tu estado de forma, así como de tu constitución y aficiones personales. Haz algo que te guste, ya sea caminar, hacer jogging, correr, jugar al baloncesto, etc.

Mantén un peso adecuado

El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo muy importantes para tu salud, ya no solo para el cáncer de mama, sino también para otras afecciones médicas graves, como la diabetes tipo 2, la presión arterial alta, la cardiopatía, etc. Para saber si tu peso es el correcto, debes calcular tu IMC (índice de masa corporal).

No bebas alcohol con frecuencia

Y si lo haces, mejor que sea vino o cerveza, ya que aumentan los niveles de HDL o colesterol bueno y mejora la salud cardiovascular. Eso sí, siempre bebe con moderación. Sin embargo, las bebidas alcohólicas destiladas no son nada recomendables para tu salud.

Olvídate del tabaco

Esta sustancia es la mayor causa de cáncer en general, pero también de muchas otras enfermedades, como apoplejía, aneurisma de la aorta, EPOC, bronquitis crónica, diabetes, osteoporosis, impotencia sexual...

Evita el estrés

Las alteraciones nerviosas de tu cuerpo no son adecuadas para tu bienestar. Practica meditación, yoga, lleva una vida tranquila sin excesivos nervios ni tensión… Todo esto ayuda a que tu cuerpo esté relajado y alejado de riesgos innecesarios. Si tienes algún familiar que sufre o ha sufrido cáncer, infórmate sobre el riesgo que representa para ti.

Aléjate de las sustancias cancerígenas

Según la AACC, hay un listado de sustancias cancerígenas que hay evitar: Aceites minerales, ácidos aristolóquicos, aflatoxinas, benceno, benzidina, etc. Si tienes en cuenta todas estas medidas a lo largo de tu vida, el porcentaje de riesgo de sufrir cáncer de mama será mucho menor y tu salud lo agradecerá. ¡Ya lo verás!

Publicidad