Publicidad

Estados Unidos

Un policía mata a un hombre negro de 40 años, padre de 10 hijos, durante un registro en Carolina del Norte

Un día después de la sentencia como culpable del expolicía Derek Chauvin por el asesinado de George Floyd, un policía ha disparado a un hombre negro en Estados Unidos cuando el agente se disponía a ejecutar una orden de registro.

Nuevo caso de violencia policial en Estados Unidos. En esta ocasión, un policía ha matado a un hombre negro de 40 años cuando se disponía a ejecutar una orden de registro en el domicilio del fallecido en Carolina del Norte. Estos hechos suceden sólo un día después de que el jurado popular declarase culpable al expolicía Derek Chauvin del asesinato por asfixia de George Floyd y de que se difundieran las primeras imágenes de Chauvin en la cárcel.

Los hechos han tenido lugar en Elizabeth City, ciudad en el condado de Pasquotank, cercana a la frontera costera de Carolina del Norte con Virginia. Las autoridades han identificado al fallecido como Andrew Brown Jr, un hombre negro de 40 años y padre de 10 hijos. Según los testigos, varios vecinos pudieron ver cómo el policía le abatía a tiros cuando se disponía a entregarle una orden de registro en su domicilio.

Investigación abierta

Funcionarios del estado de Carolina del Norte han iniciado una investigación para tratar de esclarecer los hechos. Por ahora, no se ha avanzado si Brown estaba armado o no, o si en algún momento se le llegó a considerar una amenaza contra los agentes. Además, los oficiales en la zona se negaron a realizar cualquier tipo de declaración y el sheriff del condado no ha querido aclarar el motivo por el que se iba a proceder al registro.

Desde el momento en el que se produjeron los hechos, diversos grupos de manifestantes se echaron a la calle en señal de protesta ante un nuevo escándalo de violencia policial.

Segundo caso en dos días

Continúan los casos de violencia policial sobre la población afroamericana en Estados Unidos. El asesinato de Andrew Brown Jr en Carolina del Norte se produce pocas horas después de la última polémica en Ohio, cuando un agente abrió fuego contra Ma’Khia Bryant, una adolescente de 15 años.

Publicidad