BALANCE DEL AÑO

BALANCE DEL AÑO

El Papa pide una mayor inclusión de los jóvenes para que tengan un futuro digno para que no tengan que "mendigar por un empleo que no existe"

El Papa Francisco ha hecho balance de 2016 en una ceremonia en la que pidió que las sociedades abandonen la lógica del privilegio en favor de la del encuentro y propicien una mayor inclusión de los jóvenes para que puedan construirse un futuro digno.

El Papa Francisco en su balance del año 2016
El Papa Francisco en su balance del año 2016 | EFE

Seguro que te interesa

"Si queremos apuntar a un futuro que sea digno para ellos (los jóvenes), podremos lograrlo sólo apostando por una verdadera inclusión: esa que da el trabajo digno, libre, creativo, participativo y solidario", dijo. Jorge Bergoglio realizó estas reflexiones durante la celebración de las primeras vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios, una ceremonia solemne que tuvo lugar en la basílica vaticana de San Pedro y en la que se entonó el "Te Deum" de acción de gracias por el año que termina.

Durante la homilía, el papa señaló que las sociedades actuales están en "deuda" con los jóvenes e hizo un llamamiento para que se fomente su inclusión. Para Francisco, las sociedades han "creado una cultura que, por un lado, idolatra la juventud queriéndola hacer eterna" pero que al mismo tiempo condena a los jóvenes "a no tener un espacio de real inserción".

"Lentamente los hemos ido marginando de la vida pública obligándolos a emigrar o a mendigar por empleos que no existen o no les permiten proyectarse en un mañana", lamentó. "Hemos privilegiado la especulación en lugar de trabajos dignos y genuinos que les permitan ser protagonistas activos en la vida de nuestra sociedad. Esperamos y les exigimos que sean fermento de futuro, pero los discriminamos y 'condenamos' a golpear puertas que en su gran mayoría están cerradas", añadió.

"Lentamente los hemos ido marginando de la vida pública obligándolos a emigrar o a mendigar por empleos"

Bergoglio consideró esencial ayudar a los jóvenes a que recuperen "en su tierra, en su patria, horizontes concretos de un futuro a construir", y lanzó un llamamiento general para que las sociedades no se priven "de la fuerza de sus manos, de sus mentes, de su capacidad de profetizar los sueños de sus mayores".

En la homilía pronunciada ante los miles de fieles que acudieron a la Basílica de San Pedro del Vaticano, Francisco también dirigió un mensaje en el que pidió que se rechace la lógica centrada "en el privilegio, en las concesiones" y en "los amiguismos" y abogó por una "lógica del encuentro, de la cercanía y la proximidad".

"No podemos permitirnos ser ingenuos. Sabemos que desde varios lados somos tentados para vivir en esta lógica del privilegio que nos aparta-apartando, que nos excluye-excluyendo, que nos encierra-encerrando los sueños y la vida de tantos hermanos nuestros", dijo. Finalmente, el papa dio las "gracias por todos los signos de la generosidad divina" y señaló que el tiempo que está por venir "requiere de iniciativas audaces y esperanzadoras, así como de renunciar a protagonismos vacíos o a luchas interminables por figurar".

EFE | Madrid | 31/12/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.