El Papa Francisco se hizo una fotografía mientras sujetaba una chapa en la que se leía el eslogan: "Abramos los puertos" que le regaló un párroco de Venecia (noreste de Italia), en un claro mensaje al actual Gobierno de Italia que impide la llegada de inmigrantes a sus costas.

Sobre la foto, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, quien mantiene con puño duro el cierre de los puertos italianos a los inmigrantes, argumentó que el Papa "se ocupa de almas" y él "de los cinco millones de italianos pobres". "Yo los puertos los abro a quien tiene el permiso para llegar a Italia", agregó en declaraciones en un programa de televisión.

La prensa italiana publica esta foto de Francisco que había sido colgada en la red social Facebook por el párroco de Marghera (Venecia), Nandino Capovilla, quien regaló la chapa al pontífice.

Según explicó al diario católico 'Avvenire', Capovilla se acercó al Papa tras la misa que Francisco celebró en la localidad romana de Sacrofano al inicio de una reunión sobre migraciones bajo el título: "Libres del miedo".

El cura, que gestiona una casa que acoge a refugiados, le enseño la chapa con el mensaje y le explicó el significado, según explicó Capovilla. Tras la foto, agregó el sacerdote, el Papa quiso quedarse con la chapa.